viernes, 11 de septiembre de 2009

-Lo verdadero-

Casi nadie me ha creido la historia de esta servilleta...hace unos dos años fui a comer a un restaurante con mi hermana y mi madre... y deje la servilleta bajo el plato. Cuando levantaron el plato para llevarselo noté que en la servilleta se había formado un corazón con lo que yo misma había derramado del plato...
Lo curioso fue la forma que precisamente adoptó... entonces le tomé una foto con el celular y la arreglé así...

1 comentario:

  1. Creo tu historia, hay cosas que no se pueden ocultar como el brillo que despide nuestra mirada cuando nos enamoramos, es una historia preciosa.
    Te vi en mis seguidores...Gracias.
    Un placer

    ResponderEliminar